fbpx

En el Centro Superior de Música de Galicia sabemos que presentarse a unas pruebas de acceso al conservatorio no es tarea fácil. Son muchas horas de estudio, semanas y meses repasando el mismo repertorio, nervios, frustraciones y presión para tocar apenas unos minutos delante de un tribunal. Es duro, lo sabemos. Hemos pasado por ahí.

Por eso, para intentar ayudarte a superar esta situación, hemos pedido a algunos de nuestros profesores que respondan a unas preguntas que todos nos hacemos al presentarnos a una prueba de acceso, para que puedas ver exactamente qué valoran los profesores al escuchar a sus futuros alumnos desde el otro lado de la mesa.

Relájate, respira hondo y mucha suerte.

¿Qué es lo más importante al valorar un examen de acceso a grado superior?

Adrián Pais (AP): Seguramente una de las cosas más importantes en pruebas de tan poca duración sea la de mostrar seguridad en lo que estás haciendo. Demostrar al tribunal una cierta madurez tanto musical como conceptos técnicos adquiridos. Para eso es muy importante preparar la prueba no sólo  musicalmente sino también psicológicamente. Es decir, prepararse mentalmente para intentar dominar la escena en el momento de la prueba. 

Deborah Hamburger (DH): La musicalidad y el nivel básico de técnica.

Ángel Luis Quintana (ALQ): En mi valoración personal, prima la expresión musical, la personalidad del intérprete , la calidad de su sonido, unos mínimos de base técnica y quizás unos parámetros estilísticos para abordar distintos repertorios.

Elisabet Franch (EF): Creo que es muy importante mirar más allá del examen en sí. La prueba es claramente una forma directa de ver y valorar el nivel del aspirante y poder entender en dónde se encuentra en ese momento. Pero personalmente no me baso sólo en un examen, sino en las posibilidades y cualidades del candidato. Es importante pensar en su futuro: ver si esas cualidades se pueden desarrollar más y ver la mejor manera de ayudarle a seguir su camino hacia el mundo profesional.

Conrado Moya (CM): En mi opinión, uno de los puntos más relevantes en una prueba de acceso a Grado Superior es mostrar los aspectos que mejor definan al aspirante. No obsesionarse en aspectos como la velocidad o las notas falsas e intentar mostrar expresividad, diferencia de estilos, control dinámico, textural, y conocimiento del instrumento en cuestión y su repertorio. En definitiva, los primeros pasos en la búsqueda de una versión personal de la obra escogida.

¿Es mejor hacer una versión más clásica de las obras que se interpreten, o arriesgar y llevar una propia?

AP: Es muy importante mostrar tu propia personalidad pero siempre siendo riguroso al estilo y época que estás interpretando. 

DH: Es mejor hacer una versión correcta, en estilo, respetando el ritmo y las indicaciones del compositor en cuanto a matices, cambios de tiempo y  la articulación. Si hay por encima individualidad en frasear, un gama de colores en el sonido será un punto a favor.

ALQ: Preferiría siempre la capacidad interpretativa , la de comunicar , la sensibilidad,  el riesgo, descubrir la personalidad del individuo a través de la música.

EF: Este tema sigue siendo un tabú: siempre habrá opiniones a favor y en contra. Es cierto que, en una audición por ejemplo, la tendencia es tocar una versión más clásica para evitar que se diga que está fuera de estilo. En concierto es otra historia, y creo que es muy importante definir nuestro propio estilo, aquél que nos hace distintos del resto. Hay que hacerlo conscientemente y sabiendo de antemano que habrá gente que le gustará y gente que no. Al fin y al cabo, estamos hablando de un arte personal. 

CM: Ambas opciones son compatibles y, de hecho, enriquece la obra si se funden en la interpretación. La interpretación personal siempre es arriesgada pero, desde mi punto de vista, es lo que hace avanzar tanto al intérprete como a la música en sí, por lo que siempre recomendaré arriesgarse y buscar una interpretación personal, eso sí, teniendo en cuenta los aspectos básicos del estilo y la historia de la pieza en cuestión.

¿Es imprescindible tocar todas las notas sin fallo para obtener una buena puntuación, o se da importancia a otros aspectos de la interpretación?

AP: Todo el mundo puede cometer un error puntual asique no te preocupes si durante la interpretación aparece uno. Es más importante conseguir de manera general una buena actitud en la forma de encarar la pieza y los conceptos musicales que transmitas al tocar. 

DH: La puntuación se basa en 1: calidad de sonido y musicalidad / 2: notas (afinación) / 3: ritmo. También se considera importante una interpretación que represente el estilo de cada época de música.

ALQ: En una prueba entiendo las situaciones de estrés y nervios. El fallo es admisible, importa mucho más la capacidad interpretativa, la sensibilidad, el fraseo, musicalidad y el sonido.

“Tocar una nota equivocada es insignificante, tocar sin pasión es inexcusable” (frase atribuida a Beethoven).

EF: La música va más allá de tocar todas las notas sin fallo. Diría más, se pueden tocar todas las notas sin fallo y no haber música en ellas si se toca mecánicamente. Hay muchos criterios a valorar en una interpretación además de la técnica: sonido, expresión, musicalidad, iniciativa, comunicación…

CM: La perfección en las notas se consigue con la práctica y el tiempo. Es importante trabajarla y ser consciente de su relevancia para una compresión limpia de la obra pero no es, ni mucho menos, lo más notable. Menos aún, tratándose de una prueba a Grado Superior. Como ya he dicho, en mi opinión, existen aspectos mucho más reveladores de la personalidad artística.

¿Se valora igual un repertorio clásico que uno más alejado de los autores más conocidos de cada instrumento?

AP: Es conveniente elegir un buen repertorio que sea variado en estilos. Como recomendación, lo mejor es que sea un repertorio que domines al máximo y que hayas tocado varias veces para conocerlo lo más profundamente posible. 

DH: Todas las obras se valoran igual si cumplen con el nivel de dificultad requerida y la época correcta.

ALQ: Somos muy muy flexibles para valorar el repertorio que se presente. Lo ideal sería obras de diferentes estilos contrastados: Barroco (con nociones historicistas), clásico, romántico, ¿siglo XX?,  ¿repertorio español? ¿Un estudio de Popper quizás también? No es necesario todo, claro, un par de movimientos o tres contrastados.

EF: Si está bien interpretado sí. Lo importantes es presentarlo de forma convincente. Y sobre todo, presentar un repertorio con diferentes estilos para poder valorar mejor el candidato.

CM: Cada autor tiene su riqueza y yo, sin duda, lo valoraría igual siempre que el alumno tenga sus razones por las que ha elegido cada obra. Creo que lo importante es saber por qué hemos elegido una u otra obra y comenzar a tener un criterio propio.

¿Qué consejo darías a alguien que se enfrente a unas pruebas de acceso a grado superior?

AP: La preparación de las pruebas es una carrera de fondo, con lo cual hay que prepararlas con mucho cariño y pensando en mejorar poco a poco para llegar a dominar la música lo máximo posible. Es importante imaginarse el escenario y cómo se desarrollarán las pruebas para estar preparado mentalmente lo mejor posible y así intentar disfrutar ese día lo máximo posible. 

DH: Tener siempre presente los puntos fuertes. A la hora de estudiar prestar atención a la relajación. Practicar siempre lentamente para ganar comodidad y seguridad.

ALQ: Es importante no tener ningún miedo. Esa palabra no existe en nuestro diccionario. Hay que disfrutar con la música, con la expresión, como si de una audición o un recital se tratara. Muchísimo ánimo.

EF: En primer lugar, que se presente con convicción, intentando dejar aparte el tema de puntuación, si va a ser admitido, etc. Pero cuando digo con convicción me refiero también a llevar las pruebas muy bien preparadas de antemano, para tener más seguridad en el momento. Los nervios en nuestra profesión estarán siempre, pero si un programa no está bien trabajado el riesgo a los errores y fallos aumenta en el momento de la prueba. También aconsejo mucho hacer “pases” antes de la prueba: pedir a amigos y familiares que escuchen el programa, hacer un simulacro… de esta manera, uno se pone en una situación similar a la que será el día del examen. 

Otro tema es como organizar el estudio para un óptimo rendimiento: es importante que sea lógico y que se aprovechen las horas (se pueden estudiar muchas horas pero rendir poco). Aquí aconsejo hacer un planning semanal y saber qué obra trabajar por la mañana y/o por la tarde. Evitar tocar todo cada día (dejarlo para cuando se hacen los “pases”), escoger qué trabajar y concentrarse en eso. 

CM: Intenta mostrar quién eres como músico-persona-artista. Disfruta de lo que hagas y piensa que el jurado está para ayudarte no para dañarte (¡o al menos así debería de ser!).

Si te gustaría estudiar el grado superior de música con los mejores profesores, ven a conocernos. Tenemos pruebas de acceso en el mes de septiembre, ¡te esperamos!

Cómo preparar tu prueba de acceso al conservatorio

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies