¡COMPÁRTEME!

La soprano dramática española Lorena Valero destaca por su elevada técnica vocal y su indisimulable sensibilidad (mundoclasico.com); Perfecta interpretación del rol y voz homogénea en todos sus registros (Opera Actual); Bellísima voz de timbre particular, con sensibilidad emotiva y escénica y con el paso de diferentes registros con gran naturalidad ( La Recensione, Reggio di Calabria). 

Durante su trayectoria profesional, ha interpretado el rol de Santuzza de Cavalleria Rusticana de P. Mascagni, en la Opéra -Théâtre Metz Métropole en Francia; el rol de Elena de Mefistofele, de A. Boito, en el Théâtre du Passage Neuchâtel y en el Théâtre Equilibre de Fribourg en Suiza; el rol de Aida en el Festival im Berg de Salzburgo. el rol de Suzuki, de Madame Butterly de G. Puccini, en el Teatro Principal de Palma de Mallorca y en el Teatro Cilea de Reggio di Calabria; el rol de Rosario, de Goyescas de Granados, en el Palau de la Música de Valencia y en el aniversario por el nacimiento del compositor E. Granados en el Teatro de su ciudad natal Lleida, así como el rol de Salud, de La Vida Breve, de M. de Falla, en la Opéra – Théâtre Metz Métropole en Francia.

 

Comienza su trayectoria profesional como soprano lírica, debutando los roles principales del gran repertorio operístico como Violetta de La Traviata, de G. Verdi, con la Orquesta y el Coro del Teatro de la Ópera Nacional de Odessa y Liù de Turandot, de G. Puccini, con la Orquesta y el Coro del Teatro de la Ópera Nacional de Donetsk (Ucrania). Entre otros títulos del repertorio español, al que siempre presta especial atención, figuran el rol de Raquel, de El huésped del sevillano, de J. Guerrero junto a la Orquesta de Radio Televisión Española en el Teatro Monumental de MadridHa interpretado Vier letzte Lieder de Strauss junto a la Orquesta Filarmónica de la Universidad de Valencia en el Auditorio de Zaragoza y el rol principal de Aida de G. Verdi, en versión concierto, con la orquesta “Fundación Excelencia” en el Auditorio Nacional de Madrid.

Ha ganado el “Premio Extraordinario Grandi Voci” en el Concurso Internacional de Canto “Grandi Voci” de Salzburgo.

 

Dicen que el mundo de la música es complicado, pero considero que escoger un instrumento tan íntimo como la voz puede serlo aún más, ¿en qué momento de su vida escogió estudiar canto y dedicarse profesionalmente a la música?

Creo que desde bebé. Cuenta mi madre que con tres meses intentaba imitarla cuando ella me cantaba “picaditos” (staccato). Mi madre tiene una voz maravillosa de soprano lírica. Ella siempre nos cantaba. Recuerdo de manera muy intensa cantar junto a ella “a pleno pulmón”, mientras me bañaba, el Ave María de Schubert o La Santa María de César Frank. Estoy segura de que ahí ya lo tenía claro, que quería cantar como mi madre. A los 12 años la convencí para que ingresara en un coro, donde cantaban unos amigos suyos, para así poder ingresar yo también, y así fue, eso sí, a mi madre le dieron la plaza de solista en cuanto la escucharon.

 

Es conocida como soprano lírica y ha interpretado numerosos papeles y roles en óperas y zarzuelas. ¿Ha probado otros géneros musicales? ¿Con qué interpretaciones se ha sentido más cómoda?

Interpreté, con 17 años, en el musical “Alias Petra”, a la madre de la Madre Petra y a mi hermano lo escogieron para interpretar a su novio. Este musical fue creado para la Beatificación de la Madre Petra, Fundadora de la Congragación “Madre de Desamparados” de mi colegio. Hicimos una gira por Italia y lo interpretamos para el Papa Juan Pablo II, un día antes de Su Beatificación.

 

En mi época como soprano lírica, fue Liù de Turandot, uno de los roles en los que más cómoda me sentí pero fue el rol de Violetta de La Traviata, el que marcó un antes y un después en mi trayectoria, ya que fui capaz de interpretarla sin haber realizado ni un solo ensayo, es decir, del estudio en casa la llevé directamente al escenario con público. Más tarde vinieron roles más dramáticos a nivel vocal, Salud, de Vida Breve y Santuzza, de Cavalleria Rusticana, son roles en los que me he sentido y me sigo sintiendo muy cómoda.

 

El pasado fin de semana del 13 al 15 de febrero, en el CSM Galicia, hemos podido ver a una Lorena Valero maestra, ¿cómo se ha sentido? ¿Había sido anteriormente maestra de canto?

Me he sentido repleta de satisfacción. Observar cómo las alumnas mejoran con mis indicaciones y sentir su alegría, sorpresa y esperanza de conseguirlo, de verdad, me aporta muchísimo a nivel espiritual. Es difícil explicarlo con palabras…

Había dado alguna clase de canto suelta a compañeras de reparto que me lo pedían o a amigas que me he ido encontrando en esta maravillosa profesión de cantante, pero una Master Class de esta índole es la primera que se ha cruzado en mi camino.

 

Hemos podido ver sus clases y hemos quedado boquiabiertos con todo el talento que había en ellas. Las alumnas han estado muy receptivas con sus lecciones, ¿cuál es la mejor experiencia que se lleva de esta Master Class?

Que todas ellas hayan sacado cosas positivas y haber despertado en algunas de ellas una meticulosa curiosidad, necesaria para poder abordar la carrera del cantante lírico.

 

También nos fijamos en que a pesar de que la técnica vocal se sustenta en diferentes bases y ejercicios, usted sabía qué necesitaba cada una de ellas ofreciendo una formación personalizada e individualizada, ¿cómo consigue ver en ellas sus posibles mejoras?

Desde que empecé a estudiar canto con mi profesor en Valencia, José Cuéllar, a los 13 años, siempre me ha apasionado la técnica vocal, hasta entonces cantaba por intuición e imitación a la vocalidad de mi madre.
Más tarde vinieron más profesores en España, Polonia, Italia y Alemania y siempre intentaba sacar el máximo partido de sus enseñanzas.

A los 23 años conocí a la Maestra que más me marcó y con la que estudié en Viena durante 5 años, Margarita Lilova,  mezzo-soprano solista de la Opera de Viena en la época Karajan. Ella me enseñó la técnica, que actualmente tengo consolidada. Durante este periodo estuve, además, asistiendo a todas sus clases  en la Univesidad como oyente, desde el primer alumno de la mañana hasta el último de la tarde. Esto me ayudó muchísimo a desarrollar mi técnica y mi capacidad auditiva; en el segundo año recuerdo que ya adivinaba, en muchas ocasiones, las correcciones indicadas a los alumnos.

También me empapaba de libros de técnica vocal, biografías y entrevistas de grandes cantantes. Aún hoy en día aprovecho cualquier ocasión para seguir aprendiendo.

 

 

La clasificación de los registros vocales va más allá de soprano, mezzosoprano y contralto, como por ejemplo soprano lírica, de coloratura, etc. ¿Cuáles son los criterios que sigue para definir el tipo de voz de cada persona? ¿En la Master Class había diferentes voces?

Este es un tema complicado y delicado. Personalmente, en primer lugar me rijo por el color de voz. Después ya me fijo donde existe el paso de la voz, es decir, el cambio de registro. también es importante tener en cuenta el nivel de agilidad en la voz, el volumen, la cantidad y calidad de armónicos, la extensión de la tesitura, etc.

Estas características se van desarrollando conforme la técnica va mejorando. Pero existen voces que son muy difíciles de clasificar como por ejemplo la de la denominada Soprano “Falcone”, Zwischenfach Sopran, en alemán, como su traducción literal indica, este tipo de voz puede abordar papeles de mezzo-soprano y papeles de soprano dramática.

En la Master Class teníamos, por suerte, una gran diversidad de voces, de hecho, cada una de ellas con una una vocalidad diferente. Es decir, seis tipos de voces.

 

Ha escogido a sus seis alumnas como participantes del concierto de ópera y zarzuela que preparará el Maestro Soler. ¿Ha sido difícil seleccionar a menos candidatas?

Hay varios niveles, pero todas ellas son capaces de participar en la preparación y realización del concierto.

 

Sobre el concierto, ¿qué puede adelantarnos de lo que veremos?

Cada alumna interpretará un aria de ópera y una romanza de zarzuela acompañadas por una orquesta sinfónica, donde se podrá apreciar las diferentes características vocales de cada alumna, así como la variedad de repertorio.

 

Centrándonos en el CSM Galicia, ¿cómo definiría su estancia con nosotros? En nuestro caso, estamos encantados de haberla tenido en nuestro centro durante estos días y esperamos verla pronto.

Inolvidable.

 

Finalmente, colaboró con el alumnado de dirección de la Master Class de Cristóbal Soler y con la “Camerata Arven” en el concierto final del domingo 16 de febrero. ¿Qué le ha parecido esta forma de terminar las jornadas de las master classes?

Nada mejor que finalizar haciendo música y compartiéndola con personas maravillosas.

 

      + info sobre Lorena Valero: WebFacebookYoutube.


¡COMPÁRTEME!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies